Bogotá es la capital y la ciudad más grande de Colombia, tiene alrededor de 8 millones de habitantes. Constituye el centro político, económico, financiero y cultural del país, por lo tanto, es el punto de encuentro de personas de todas las regiones, lo que la hace diversa y multicultural. Por esta razón el próximo 27 de octubre en las votaciones para elegir alcalde, el cargo más importante de nuestra ciudad es transcendental que nuestro voto sea a conciencia.

El único candidato que quiere construir sobre lo construido y avanzar pensando en cada habitante y no en su beneficio propio es Miguel Uribe Turbay. Este joven de 33 años ha sido concejal y secretario de gobierno y nunca ha sido investigado por escándalos de corrupción. No soportaríamos más un gobierno que destruya lo que ya se hizo y comience desde cero, nos merecemos una administración que no improvise.

Miguel se ha preparado, conoce y ama Bogotá, tiene propuestas de transporte coherentes para afrontar la realidad de nuestras localidades. Es el único candidato que tiene claro que una de las causas más grandes de inseguridad en la ciudad es la drogadicción por lo tanto está 100% en contra del consumo de drogas en espacio público para proteger la juventud. Además, propone tratamientos de rehabilitación profesional para los consumidores de sustancias psicoactivas.

Este joven candidato a la alcaldía tiene las propuestas medioambientales más completas de todos los candidatos. Trabajará por alcanzar un crecimiento económico del 6% con el objetivo de generar más oportunidades de empleo y reducir la pobreza y la pobreza extrema de Bogotá. Velará por calidad de educación construyendo nuevos colegios y promoviendo el aprendizaje de un segundo idioma.

Esta es la Bogotá que yo quiero para mis hijos, para mis nietos y para toda mi familia. Por eso, hoy tomo la decisión de darle la oportunidad a Miguel Uribe Turbay, un joven con ideas frescas y aterrizadas para nuestra ciudad.

Lo invito a que no le crea a las encuestas créale a los hechos y al trabajo que hablan más fuerte.

Votar por Miguel es votar por Bogotá ¡Unámonos a una ciudad que avanza!

Leave a Reply