Daniel* un joven de 23 años, creció en un barrio estrato 3 de la ciudad de Bogotá. A sus 15 años ya había probado más de 5 drogas, pertenecía a la pandilla de su localidad, cargaba con un arma y pasaba horas enteras de su día sumido en la depresión y drogadicción. En este punto podríamos pensar “quizá Daniel era un joven con muchos problemas”, la verdad es que no. 

Daniel representa ese 25,9% de la población que está entre los 15 a los 29 años y que aparentemente no tendrían altas probabilidades de caer en la delincuencia y la drogadicción y para cada uno de nosotros se volvió común. Nos olvidamos de los intereses y necesidades de la juventud.

Según el Ministerio de Salud el 15,9% de los niños, niñas y adolescentes que están en el colegio han probado las drogas. Para evitar que esta cifra siga creciendo me he propuesto tomar iniciativas que protejan y ayuden a los jóvenes que padecen diferentes problemas. 

Necesitamos dar pasos para mejorar la educación, aumentar las oportunidades de empleo y oportunidades artísticas que permita a nuestros jóvenes abrir su perspectiva social. Trabajaremos apoyando e implementando  iniciativas como la ley del primer empleo para que estas se cumplan y sean cada vez más las oportunidades para lo jóvenes.

¡Si los jóvenes avanzan, avanza el país!

*El nombre ha sido cambiado por politicas de privacidad

Leave a Reply