Hay noticias que son indignantes. Conocí hace poco la historia de una escuela en Suecia en donde desde hace 7 años les han quitado a los niños la posibilidad de identificarse con el género con el que nacen. De un tajo los “educadores” de esta institución han querido borrar su identidad y se refieren a ellos solo por sus nombres evitando usar “él” o “ella” en el lenguaje.

¡Esto no puede ser! ¡No podemos permitir que se juegue con la identidad y la dignidad de nuestros niños!

¿En verdad queremos que nuestros hijos, nuestros nietos tengan que vivir esta etapa llenos de incertidumbres en lugar de disfrutar de juegos y creciendo como niños y niñas emocionalmente estables?

Estoy comprometida a defender nuestro derecho a educarlos de acuerdo a nuestras convicciones y valores, y no conforme a la ideología de género neutro que trae confusión. Los invito a cada uno de ustedes a que juntos nos unamos por ellos y decir Si Es Posible devolverles la inocencia a nuestros niños.

Leave a Reply