Antioquia es una de las regiones más hermosas, pujantes y emprendedoras de Colombia. Esta semana que termina deja una marca dolorosa por una escena dantesca. Dos adolescentes del colegio INEM del Poblado en Medellín, sujetan a una de sus compañeras y violentamente cortan su cabello con un cuchillo. Mientras algunos mechones de la víctima caen sobre el pavimento, algunos estudiantes y curiosos que se acercan a observar la escena deciden grabarla desde sus teléfonos celulares indiferentes a lo que estaba sucediendo.
Pero como una tenue luz en medio de la oscuridad aparece una pequeña de 12 años quien se atreve a defender aquella joven. El resultado fue desgarrador, la niña es atacada de manera violenta con el cuchillo, hasta casi dejarla muerta.
Los medios de comunicación, regionales y nacionales manifestaron su indignación frente a esta noticia. Inmediatamente, este video saltó de las redes sociales a las pantallas de noticieros. Las reacciones no se hicieron esperar; algunos cuestionaron la actitud de los presentes, otros a las directivas del colegio. La conclusión fue que una de las jóvenes fue acusada de tentativa de homicidio.
Según datos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar 8.060 menores de edad en conflicto con la ley son atendidos en el Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescentes (SRPA), de los cuales el 43% están privados de su libertad.
Más allá del tema judicial, la reflexión que como ciudadanos, padres y educadores deberíamos hacernos es ¿qué lleva a un grupo de jovencitas a actuar de forma tan violenta para resolver sus diferencias? ¿nos acostumbramos a la indiferencia y ver la agresión como un espectáculo? El llamado no debe centrarse exclusivamente en capturar y juzgar a los menores infractores; debemos llegar a la raíz de este flagelo. Hay que garantizarle a esta generación hogares y familias sólidas en las que crezcan siendo amados, respetando y valorando su propia vida y la de sus hermanos.
Tenemos una deuda con los niños y jóvenes de Colombia! Es tiempo de proteger la institución de la familia, es tiempo de escribir una nueva historia, de cambiar la violencia por las risas de nuestros niños y jóvenes; por ello con determinación y responsabilidad lideraré la creación y puesta en marcha del Ministerio de la Familia. Te invito a ser parte de mi propuesta por la protección de los hogares, para que episodios como el vivido esta semana en Antioquia queden en el pasado. Recuerda: sí es posible proteger la familia

Leave a Reply